Queríamos tener la información necesaria para poder tomar nuestras propias sendas de forma consciente y segura.
Y de nuestra propia curiosidad nació Siriñadas
Crecemos, creamos juntas, caminamos de la mano por la vida y extendemos esas misma manos al mundo.
BIENVENIDAS A SIRIÑADAS, FAMILIAS!

domingo, 10 de marzo de 2013

Reflexología y Yoga en el tratamiento de la Fibromialgía


Reflexología y Yoga en el tratamiento de la Fibromialgía

Igual primero habría que leer un post anterior sobre Fibromialgia y como me sentía yo hace tiempo.

Hace tiempo que me viene tratando Elena Lopez de MonitosyRisas y Oh!laluna con reflexología mi Fibromialgía. Tengo varias cosas que agradecerla, ya lo comentaba en un post anterior (Me ha tocado la loteria).

Pero no solo es el tratamiento, es el abrirme y charlar con ella, eso también es terapéutico, buscar en esas charlas explicaciones a lo que me pasa, que yo tengo muy trabajado y muy meditado. Normalmente no se puede decir cuando ha sido una primera crisis, yo puedo decirlo y eso conlleva mucho trabajo personal de ahondar en mi misma.

Un momento muy impactante para mí, es ver como el dolor traspasa mi cuerpo, traspasa mis pies y llega hasta sus manos, no pude evitar que las lagrimas afloraran a los ojos porque es una forma de sentirse entendida!, no es que yo quiera que nadie sufra los dolores diarios habituales, ni de broma, no es ninguna tontería, no se lo deseo absolutamente a nadie, pero por un segundo me sentí plenamente comprendida.

Hace como un mes añadí el Yoga a mi lucha con el bicho, pregunte a Elena si podría acudir a las clases para embarazada que tenían en la tienda, suponiendo que sería más suave para mi, para comenzar, consulto con la profesora, Beatriz, y comencé…un cambio tremendo, anímico, mental y físico.

Voy a detallar donde he notado cambios, cuales son de la reflexología y cuáles del yoga me cuesta aun separarlos, pero estoy comenzando a pensar que son un tratamiento y una actividad totalmente complementarios y suplementarios.

Ambas son técnicas vivas, activas, creo que todo lo que sale de dentro hacia afuera cura y sana, y todo lo que entra de fuera adentro, parchea en realidad.

Ahora mismo estoy sin tratamiento farmacológico alopático, ni siquiera tratamiento “herbal”, estuve en acupuntura, pero también lo abandone porque note que mi cuerpo hacia resistencia al tratamiento, este invierno es el peor que recuerdo, hablando con amigas y conocidas afectadas están de acuerdo, hace mucho que no teníamos tanto tiempo malo para nuestra afección.

Ha sido un invierno duro, frío  ventoso, húmedo, intenso, con días de no poder moverme, de no encontrar un punto sin dolor en el cuerpo, con las manos permanentemente entumecidas días y noches. Y la reflexología y el yoga lo han aliviado.

Aquí tengo que hacer mención especial, el frío constante haga la temperatura real exterior que haga es algo habitual, pero se puede paliar, tengo que nombrar a Alicia Cirujano y Claudia Viso, que me han orientado hacia ropa térmica adecuada y que funciona, ahora mismo mis manos teclean calientes y no entumecidas (apenas) porque están enfundadas en unos guantes especiales de montaña-escalada y la mejoría es notable.



Mejoras que yo he notado en los últimos meses (al principio con medicación y ahora hace ya más de un mes sin nada de medicación.

·        Se me duermen las manos mucho menos que antes, y es entumecen la mitad.
o   Comenzó con la reflexología, se dormían menos las muñecas, sumado a esto el yoga que ha devuelto parte de la flexibilidad a mis muñecas, y al calor de unas prendas adecuadas, he pasado de no notar las manos, no sentirlas, al levantarme y notarlas dormidas, vamos a marcar en un 70% el resto del día, a notarlas al despertar, solo hormigosas y entumecidas y el resto del día notarlas ligeramente dormidas, entre un 15/20%.

·        Mis hombros no se convierten en plomo por las noches.
o    Los hombros una vez que me acostaba, se dormían y pesaban, me anclaban a la cama impidiéndome el movimiento, eran plomo, pesaban y en ocasiones llegaban a doler, eran anclas. Ahora la sensación ha bajado a la mitad o aun menos, me permite variar mi postura, aunque ahora cada vez necesito moverme menos de noche, pero eso viene unido a la bajada de otros síntomas.

·        Ya no recuerdo la ultima invasión de hongos.
o    Es habitual en este tipo de dolencias, que los hongos sean uno más en tu vida, normalmente ligados a ciclos, ovulatorios y menstruales, ya no te sorprendes, básicamente asumes que toca, bueno…pues el otro día caí que ya no recuerdo cuando fue la última invasión…creo que hace dos meses, pero ya no lo recuerdo. Esto puede mejorar también con alimentación, con cambios en las comidas, pero ese es otro tema.

·        Las ausencias son quincenales, cortas y solo si me agobio mucho.
o    Desde que tengo el diagnostico firme en septiembre de 2013, vienen sucediéndose episodios de ausencia mental, os cuento el primero para que os hagáis una idea, luego fueron variando en duración, zonas, compañía o no. La primera fue llevando a mi sirena al colegio, al salir de dejarla, iba hablando con mi Yang por teléfono y nada más salir del colegio, colgar el teléfono y girarme, no sabía dónde estaba, no reconocía la zona, los edificios, estaba perdida. Perdida al lado de mi casa, que se ve desde el colegio, con un centro comercial de referencia delante, pérdida en la puerta del colegio y no me servía de referencia, no duro mucho tres minutos o cuatro. Me centro la cara conocida de un vecino que volvía de dejar a su nieto en el mismo colegio y le seguí hasta casa, le seguí, no sabiendo donde iba, solo que suponía que iría a zona conocida. Al llegar a la casa me centre.
o    Así ha venido pasando, de 1 semanal, hasta tres diarias con un tratamiento médico que interrumpimos para hacer pruebas neurológicas y buscar el origen de las ausencias.
o    Volvieron a bajar con la reflexología y al añadir el yoga han bajado a una quincenal!!! Aun menos que cuando aparecieron. Y solamente si me someto a mucho estrés o cansancio.


Podría detallar cada una de las mejorías que noto y percibo, muchas de ellas van muy entrelazadas entre sí. Hablan por sí solas en realidad, y se resumen únicamente en una, mi calidad de vida, desde que me tratan con reflexología y me trato con yoga ha mejorado significativamente. Y solo puedo dar gracias.


  • §  Me centro con facilidad.
  • §  Retengo mucho menos líquido.
  • §  Mis piernas pesan y duelen mucho menos.
  • §  Mi espalda está más equilibrada y alineada.
  • §  Mis tobillos duelen la mitad y sostienen mejor mi cuerpo.
  • §  Mi postura se está corrigiendo y gracias a ello mi cadera duele la mitad.
  • §  Controlo el estrés
  • §  He aprendido a respirar
  • §  Estoy recuperando el equilibrio y la concentración
  • §  La nebulosa mental está desapareciendo.
  • §  Mi forma de moverme ha cambiado.
  • §  Mi estado de ánimo es mucho mejor.
  • §  Mi sueño es más reparador y profundo.
  • §  Mi mente se ordena con más facilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu opinión, tus aportes, tus sentires, siempre son bienvenidos!.