Queríamos tener la información necesaria para poder tomar nuestras propias sendas de forma consciente y segura.
Y de nuestra propia curiosidad nació Siriñadas
Crecemos, creamos juntas, caminamos de la mano por la vida y extendemos esas misma manos al mundo.
BIENVENIDAS A SIRIÑADAS, FAMILIAS!

lunes, 11 de junio de 2012

Cumplimos tres años...


El domingo que viene, celebramos que somos tres en la familia hace tres años. Tres años intensos de vida y recorrido, de experiencias y aprendizajes, de crecimiento y observación.
Tres años pequeña, tres años ya…y cada día aprendo de ti, has venido para enseñarme un camino más claro, más limpio y más sencillo que el que estoy acostumbrada a caminar.
Todo es más sencillo si tú marcas los pasos, si tú decides porque bifurcación seguimos caminando.
Este año han pasado muchas cosas, muchísimas, has avanzado a veces de puntillas a veces a carrera limpia.
Nos sorprendes a tu padre y a mí continuamente con tu inmensa intuición de niña sabia, eres brillante y luminosa y especial, no sé si es amor de madre o que realmente lo eres. Todos los días pienso en la suerte de que alguien como tu aterrizara en mi vida, y me eligiera precisamente a mí para caminar juntas.
Podría recopilar tus frases para escribir un libro, porque serian toda una filosofía completa de vida, una vida de corazón aligerada y mucho amor intenso y suave.
Hace tres años no sabía cuánto iba a crecer criándote…no sabía cómo me ayudarías a evolucionar como persona, que seguridad me das para tomar decisiones para estar mejor las dos, y en ocasiones para estar mejor yo, porque así estoy mejor para ti y contigo.
Este año nos está tocando pasar por momentos difíciles, complicados y duros, y siempre me has puesto en mi lugar de la mejor manera posible, con tus palabras de niña, con tus caricias ligeras y tus abrazos prietos.
Caminar de tu pequeña mano cuando en ocasiones me ha costado poner un pie delante de todo, ha sido toda una lección de vida.
Siento que este  año te he robado un trozo de tu infancia, que te he obligado sin querer a madurar, cuando te escucho hablar de “la pupa” como algo que es una constante en casa, que tú has absorbido e interiorizado como algo natural y que está aquí todos los días. A veces pienso que tú has asumido el cambio de situación de manera más natural y clara que nosotros mismos, somos los adultos y tú eres la que en ocasiones normaliza la situación y nos da el toque de atención. Gracias a ti he podido llegar a la conclusión de disfrutar siempre que puedo y no esperar la siguiente oleada, que llegue cuando quiera…probablemente cuanto menos la esperemos mejor y eso lo hemos aprendido de ti.
Nos sorprendes cada día con tu infantil y dulce madurez, “Mama quiero dormir como naci” y fue tu adiós definitivo a los pañales!!!, tu sola, nunca nos habíamos sentido más orgullosos de no hacer nada…solo observarte y acompañarte en el proceso, que sencillo cuando nos mostráis el camino y dejamos que nos llevéis suavemente por él.
O cuando cuentas emocionada como será el colegio del año que viene!, madre mía!, tres años ya…y todavía era ayer que te tomaba la primera vez en mis brazos, calentita, mojada y feliz, con tu carita de abuela que aun conservas en ocasiones y la mirada picara que pones en según qué momentos, me muero por tu naricita arrugada cuando te estás divirtiendo…
Cada noche cuando te observo cómo te quedas dormida enganchada a tu teta, recuerdo la primera vez que te dormiste de igual forma, la única diferencia es que entonces eras un paquetito pequeño y feliz y ahora eres una niña que cuando termina, se gira y se mete en su camita, a mi lado, si, pero cada día caminando mas autónoma y segura…y eso también me hace sentir feliz, creces y crezco contigo.
Nos pides una cama mas grande, porque has crecido, pero al ladito, siempre a nuestro lado hasta que tu decidas y a nosotros nos parece perfecto, porque el día que te quieras ir a dormir sola a tu cuarto nos dará lastima y orgullo todo en uno, porque disfrutamos mucho de dormir a tu ladito, a tu calor, y como la luna se lleva la teta todas las noches, suspiras y solo se sienten tus sueños hasta la mañana en que con un buenos días susurrados la reclamas de nuevo
Y tú misma nos cuentas que ya eres grande, que quieres hacer sola las cosas, te encantan las fotografías, mi pequeña gran fotógrafa, y nos pides viajar, y ver mundo, y nos llevas de paseo y descubrimos nuestro entorno a través de tus ojos.
Sigue así pequeña, sigue llevándome de la mano, sigue enseñándome cada día a ver la parte brillante y divertida de la vida. 


5 comentarios:

  1. mis niñas, que orgullosa estoy de las dos

    Tia Ali

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicidades Esmeralda por estos tres añitos!
    Es muy bonito y aleccionador todo lo que nos cuentas de vivir con y para tu hija. Sigue disfrutándola poque aún te queda mucho y bueno, te lo digo por experiencia.
    Sigo visitando tu blog y nos mantenemos en contacto.
    Un abrazo muy, muy fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Si Rosi! nos seguimos!!! un abrazo.
    Gracias Tia Ali!

    ResponderEliminar
  4. os hemos dedicado un premioooo, cheeeee

    http://huevalda.blogspot.com.es/2012/06/y-van-y-nos-premian.html

    un besazo

    Laura

    ResponderEliminar

Déjanos tu opinión, tus aportes, tus sentires, siempre son bienvenidos!.