Queríamos tener la información necesaria para poder tomar nuestras propias sendas de forma consciente y segura.
Y de nuestra propia curiosidad nació Siriñadas
Crecemos, creamos juntas, caminamos de la mano por la vida y extendemos esas misma manos al mundo.
BIENVENIDAS A SIRIÑADAS, FAMILIAS!

domingo, 15 de abril de 2012

¿Qué tal estas?

¿Qué tal estas?, es pregunta recurrente y anoche, viendo que no me dormía, como tantas otras noches, decidí centrarme en mi, en cómo estaba en algunos niveles.
¿Qué tal estas nena? jodida, requetejodida, tocada y hundida.

Como voy a sentirme, cuando de repente, tras años de verlo venir y no hacer nada, por miedo a definirlo, necesito ayuda para lavarme el pelo porque mis brazos no me responden. 
Como voy a sentirme si no puedo en ocasiones cambiar un pañal a mi sirena, si vestirla se convierte en una tortura de dolores en manos, brazos y cuerpo.
Como voy a sentirme si un día mi cabeza registra tanto dolor que pasa a la nausea y se tienen que hacer cargo de ella casi todo el día. 
Como voy a sentirme cuando me levanto por la mañana y lo primero que hago es buscar que no me duele para centralizarme ahí y ver si paso el día. 
Como voy a sentirme si no puedo ni ponerme un fular, cuando era el pan nuestro de cada día.
Como voy a sentirme si los diez minutos de paseo diario a la guardería se convierten en todo un reto.
Como voy a sentirme cuando mi pequeña me pide que no me ponga más malita, cuando apenas tiene tres años.
Como voy a sentirme si me pide salir a pasear juntos por las tardes y no puedo con mi alma.
Como voy a sentirme si no puedo jugar en el parque y me tengo que sentar a mirarla como juega sola.
Como voy a sentirme cuando regresa mi sirena de un paseo con mi Yang y me pregunta ¿Como etas mamina, te duele?.
Como voy a sentirme, si yo que supero todo, ahora no puedo ni arañar la superficie. 
Como voy a sentirme, si el roce nocturno del pie de mi sirena es dolor puro, y te das cuenta que no es de ahora.
Como voy a sentirme si continuamente veo miedo en la mirada de mi Yang, miedo por mí, por nosotros, por el mismo.
Como voy a sentirme si me levanto mas cansada que cuando me acuesto.
Como voy a sentirme si me despierto quince veces para variar mínimamente y con esfuerzo la postura para no gritar.
Como voy a sentirme si en cada despertar notas una presencia negra, no al lado, sino dentro de ti, algo agazapado.
Como voy a sentirme si yo que tenía dos ordenadores, uno en las manos y otro en la cabeza ahora entro en cortocircuito constante. 
Como voy a sentirme si no puedo parar de llorar y compadecerme cuando se que ese no es el camino.
Como voy a sentirme si yo que soy pura energía y cinética ahora tengo que graduarme, y pensar que puedo y no puedo hacer en un solo día.
Como voy a sentirme si continuamente cancelo, pospongo y aplazo, yo que era de instantáneo.
Como voy a sentirme cuando la gente te pregunta y no sabes que decirle.
Como voy a sentirme si no paro de fallar, de fallarles, de fallarme.
Como voy a sentirme si me centro en atar cabos y aprender para superar y solo veo indicios que no quiero ni quise ver.
Como voy a sentirme si me doy cuenta que todo lo que analice de mi vínculo con mi sirena ha estado un poco marcado por este bicho.
Como voy a sentirme si me pongo a tender ropa y tengo que dejarla caer y esperar que llegue mi Yang para tenderla porque no puedo sostener un calcetín en alto.
Como voy a sentirme cuando llevo días, ya pierdo la cuenta con un dolor constante y sé que haga lo que haga solo bajara pero no desaparecerá del todo.
Como voy a sentirme cuando te han subido a una montaña rusa en la que no te asustan las bajadas sino las subidas.
Como voy a sentirme yo que me apuntaba a un bombardeo cuando tienes que sopesar como estarás después si haces tal o cual cosa.
Como voy a sentirme cuando antes siempre era si, y ahora la mayoría de las veces es no.
Como voy a sentirme cuando lo que antes era un ancla de apoyo, ahora ya no lo sientes tan así y tampoco puedes soltarlo porque entonces sí que estarás sola.
Como voy a sentirme si antes me sentía llena de energía y plena, empoderada y ahora me siento dejada.
Como voy a sentirme cuando hablas con un médico y te mira con cara de pena en los ojos y te dice "nena, cruza los dedos porque es de libro y será largo y duro".

Podría seguir, pero...¿Que tal estas nena? jodida, requetejodida, tocada y hundida.


Estoy con un diagnostico de más que posible Fibromialgia a falta de más pruebas, pero “nena, cruza los dedos porque es de libro y será largo y duro”.


Y aun así sonríes, como no hacerlo?


10 comentarios:

  1. Y aún así, escribes, y aún así, reflexionas, y aún así, compartes. ¡Gracias, Esmeralda! Un beso, y recuerda que estamos aquí... para lo que necesites.

    ResponderEliminar
  2. Esme, que te voy a decir...nada de lo que te diga te va a ayudar...solo puedo enviarte un abrazo inmenso y decirte que eres una persona maravillosa

    ResponderEliminar
  3. Esme eres fuerte, eres tremenda y tú podrás con esto. Corazón te envío un enorme y fortísimo Abrazo y muchos Besotes!!!. Como ya te he dicho, me pareces admirable por tu energía y por tu fuerza. Tienes una familia maravillosa y la fibromialgia no podrá contigo. Si me necesitas, silba ;D.

    ResponderEliminar
  4. Se me encoje el corazón al leerte, hermana mia... Cuantos días pienso en como traspasarte algo de fuerzas para que durante apenas un instante el bicho se aleje y vuelvas a sentirte fuerte y determinada. Tú sabes lo dificil que es crecer, avanzar y saber que ahora las rutinas tienen que cambiar, que las prioridades deben variar de posición. Cuando ser consciente de la realidad y ser realista puede resultar tan sencillo para los demás y tan tan dificil para vosotros. Puedo decirte que nos tienes aquí, pero eso ya lo sabes. Así que te digo que te quiero, que os queremos y que intentaremos ser el hombro, la oreja, el pañuelo para este camino. Qué ganas de darte un gran gran abrazo...

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo que te dije "es como si tú y yo nos conociésemos de otra vida....", hermanas de otra vida, hermanas de enfermedad Esme....Estas pasando por el mismo proceso que yo, antes de que le pusiesemos nombre a todo eso que tu describes, todo eso a lo que yo no he podido ponerle letra, por terror a que sea mas grande mañana....Pero despues de ponerle nombre, entraras en otra montaña rusa de sensaciones y de volver a conocer tu cuerpo, un cuerpo desconocido, porque no se parece al nuestro, y poco a poco, hasta podras reirte de quedarte acartonada al levantarte para ir al baño y sabras contestarle a tu sirena, como yo le contesto a Alba cuando me pregunta "mami, te duele tamben la narisss?" "si amor, pero si me besas, seguro que se me pasa...". Tenemos que vernos, hacer terapia juntas....Abrazos, suaves, pero sanadores.

    ResponderEliminar
  6. Cuanto lo siento guapa! Angy igual! Ojala pudiera hacer algo! Muchos, muchísimos besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Guapa… no puedo imaginarme siquiera lo que significa vivir con dolor permanente. Así que no te diré que me lo imagino. Pero si te diré que para lo que quieras, aquí me tienes. Que me alegro mucho de que un día me asaltaras en el Retiro, y que gracias a ese gesto tuyo, mi vida ha cambiado a mejor. Y siempre te agradeceré eso. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  8. Hola Esmeralda, ¡me has dejado "boquiabierta"!. Para nada imaginaba que sufrieras de Fibromialgia. Como de cualquier enfermedad autoinmune supongo que no sabrán las causas, pero dicen que en algunos casos lo mismo que aparecen, desaparecen, ¡ójala ocurra así!. No sé que decirte, ¿has probado con terapias alternativas, cómo la natural?. Yo tengo mucha fé en estas cosas porque al menos no te intoxican el cuerpo, pero supongo que tú ya habrás mirado por todas partes.
    De corazón te deseo lo mejor, y me gustaría estar informada de tu evolución.
    Un abrazo muy, muy fuerte

    ResponderEliminar
  9. Gracias por las respuestas, y por los cientos de correos de apoyo y cariño, estamos en la pelea!!

    ResponderEliminar

Déjanos tu opinión, tus aportes, tus sentires, siempre son bienvenidos!.